Home / Bienestar y Salud / FLEBITIS: DEFINICIÓN, CLASIFICACIÓN, TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

FLEBITIS: DEFINICIÓN, CLASIFICACIÓN, TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

Se define flebitis como la “Induración o eritema con calor y dolor en el punto de entrada y/o en el trayecto del catéter”

Es más frecuente en catéteres venosos periféricos o en catéteres centrales de inserción periférica, y la mayor parte de casos corresponden a fenómenos inflamatorios sin infección. La flebitis aumenta el riesgo de infección y puede ser el paso previo a una tromboflebitis supurada.

Hay una serie de factores que pueden contribuir y/o aumentar el riesgo de flebitis:

  1. Características del paciente.
  2. Preparación de la piel
  3. Traumatismo en la vena durante la inserción.
  4. Tipo de material del catéter utilizado.
  5. Infusión de determinados fármacos.
  6. Tiempo de permanencia del catéter.
  7. Estabilización del catéter a piel.
  8. La frecuencia de cambio del apósito

ESCALA VISUAL DE VALORACION DE LA FLEVITIS

  • TIPOS

Según su etiología podemos distinguir tres tipos de flebitis:

• Mecánica o traumática

• Química o por infusión

• Infecciosa o bacteriana

Para su correcta identificación es necesaria una minuciosa y sistemática valoración de los signos y síntomas presentes en la zona de inserción. Para dicha valoración ha quedado demostrada la utilidad del uso de Escalas Visuales para la Flebitis de Infusión (VIP). El contenido debe estar validado, incluir indicadores fiables y ser clínicamente factible. Las escalas deben incluir acciones adaptadas para la puntuación de la escala.

Flebitis mecánica

Se asocia con la ubicación, técnica de inserción y calibre del catéter:

• Experiencia y habilidad del profesional de enfermería

• Catéter de gran calibre insertado en una vena de lumen pequeño

• Deficiente fijación y estabilización del catéter

• Zonas corporales de flexión…

Para el diagnóstico de flebitis mecánica hemos establecido la siguiente hipótesis donde han de estar presentes estas condiciones:

Grado 2 en la Escala Visual de Valoración de Flebitis + Tiempo de permanencia del catéter superior a 24h y menor de 48h. + No presentar fijación de catéter a piel (excepto el apósito)

  • Flebitis química

Aparece como respuesta irritativa e inflamatoria de la íntima de la vena a la administración de ciertos compuestos químicos (soluciones o medicamentos). Las soluciones más ácidas y con mayor osmolaridad son las lesivas. La velocidad de infusión, el material del catéter o el tiempo de cateterización son factores contribuyentes del riesgo de flebitis química. Poco registrada pero uno de los tipos de flebitis más frecuentes.

Según nuestra hipótesis, los signos que indicarían diagnóstico de flebitis química serían:

Grado 2 en la Escala Visual de Valoración de Flebitis + Tiempo de permanencia del catéter inferior a 48 horas + Administración de antibióticos irritantes.

  • Flebitis infecciosa

Inflamación de la íntima de la vena asociada a una infección generalmente bacteriana. Es el tipo de flebitis menos frecuentes

 pero que puede llegar a ser grave y predisponer a complicaciones sistémicas (bacteriemia por catéter).

Entre los factores predisponentes al riesgo nos podemos encontrar:

  1. Pobre higiene de manos.
  2. Técnica aséptica inapropiada.
  3. Monitorización infrecuente del sitio de inserción.
  4. Excesiva manipulación del equipo de terapia intravenosa.
  5. Duración de la terapia.
  6. Deficiente fijación y estabilización del catéter…

Según nuestra hipótesis, los signos que indicarían diagnóstico de flebitis infecciosa serían:

Grado 2 (o mayor) en la Escala Visual de Valoración de Flebitis + Tiempo de permanencia del catéter superior a 48h. + No antibióticos endovenosos en el momento de retirada del catéter.

  • ¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA FLEBITIS?

SÍNTOMAS

Los síntomas varían en función del tipo de flebitis. La flebitis superficial es visible con más facilidad. Se observa la hinchazón y el endurecimiento de la vena debajo de la piel. Por lo general, la inflamación se extiende sobre la zona de la piel circundante, haciéndola dolorosa y sensible al tacto. También se puede formar un edema.

Los síntomas de la flebitis profunda dependen de la localización del coágulo de sangre. Están menos marcados y, por lo tanto, son más difíciles de diagnosticar. Por lo general, la flebitis profunda se manifiesta con un dolor profundo en la pantorrilla o en el muslo, una sensación de calor, un entumecimiento de la pierna y en algunos casos, la aparición de un edema. El paciente siente dolor cuando levanta la punta del pie hacia arriba. Esto es lo que se conoce como el signo de Homans, que es característico de la trombosis venosa.

  • CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO 

Algunas personas tienen más predisposición que otras. Las personas que sufren un cáncer o las mujeres embarazadas ven los riesgos de contraer una flebitis multiplicados por 4. Las personas que padecen insuficiencia venosa (insuficiencia del sistema nervioso) y las que tienen problemas cardíacos (sobre todo los que llevan un marcapasos) también tienen más riesgos que la media.

Además, hay que tener en cuenta factores y situaciones. Un largo período de inmovilidad como un viaje en avión o durante un reposo en cama prolongado aumenta considerablemente los riesgos. La flebitis también tiene sus causas en el  tabaquismo, la edad y la obesidad.

  • ¿CÓMO SE TRATA LA FLEBITIS? 

En caso de flebitis profunda, se tiene que activar inmediatamente un tratamiento a base de medicamentos anticoagulantes. Tienen como finalidad disolver el coágulo sanguíneo. Los más utilizados son la heparina de bajo peso molecular (HBPM) y la antivitamina K (AVK). Una contención venosa también se lleva a cabo desde los primeros días. También se recomienda llevar unas medias de contención durante varios meses, para prevenir eventuales complicaciones, como el síndrome post-trombótico.

La flebitis superficial sólo necesita un tratamiento local. Un reposo prolongado con la elevación de la pierna es en la mayoría de los casos suficiente para la curación. Es importante acudir siempre que sea necesario al médico. En caso de ser solo superficial es especialista recomendará también aplicar calor en la zona afectada, y como complemento, tomar antiinflamatorios no esteroides. Las medias de compresión también podrían ser necesarias. Lo normal es que la flebitis superficial se cure sola con el tiempo.

El tratamiento de la flebitis más grave como la tromboflebitis sería similar. Es posible que el especialista considere necesario recetar un tratamiento con anticoagulantes. Medicamentos como la heparina o fondaparinux (Arixtra) impedirán que los coágulos sean más grandes. Hay otro tipo de medicamentos anticoagulantes que se pueden tomar con una duración prolongada para evitar eso mismo y son la warfarina o rivaroxabán.

  • MEDIDAS PARA LA PREVENCION DE LA FLEBITIS

Objetivo: Mantener el punto de punción sin manifestaciones de flebitis durante el periodo que el paciente conserve el acceso venoso periférico.

Medidas de Control:

• Higiene de manos.

• Uso de guantes no estériles.

• Antisepsia con alcohol al 70%

• Curación no oclusiva.

• Fijación adecuada dejando visible el punto de inserción del catéter.

• Mantener las llaves de 3 vías con sus correspondientes tapas.

• Desinfectar con alcohol al 70% cada vez que va a acceder por alguno de los puertos.

• Valorar permanentemente la condición y permeabilidad del acceso venoso (utilizar la escala de Maddox y los

 criterios de infiltración).

• Cambiar los accesos venosos periféricos cada 72 horas y siempre que se requiera.

• No mojar los accesos venosos, no desconectarlos.

• Registrar por turno, la escala correspondiente a la valoración del acceso venoso

About maludice7

Check Also

NUTRICIÓN PARENTERAL: Procedimiento y cuidados de enfermería

La nutrición parenteral (NP) consiste en administrar nutrientes al organismo por vía extradigestiva es decir …