Home / Educación / NUNCA HABLES MAL A TUS HIJOS: NO ESTÁ JUSTIFICADO

NUNCA HABLES MAL A TUS HIJOS: NO ESTÁ JUSTIFICADO

No te sientas mal si en esta lista hay algo que ya le has dicho o le sueles decir a tus hijos. Si te das cuenta de ello, estarás por el buen camino para remendarlo y comenzar a hablar a tus hijos desde el corazón. Nuestro objetivo es hacerte el mejor padre que puedas ser, y si quieres conseguirlo, sin duda lo harás.

Es un “delito” muy grave de los padres contra sus hijos, el hablar hirientemente o no hablarles en absoluto o ignorándolos por completo. Hablar es algo muy poderoso. Lo que le digas a tu hijo y cómo lo digas es muy importante. Hablar puede edificar a un niño o destrozar su ego. Aquí hay una lista de prohibiciones verbales disciplinarias… Es decir, cosas que NUNCA debes decir a tus hijos bajo ninguna circunstancia, porque estas palabras NO educan… solo generan heridas emocionales irreversibles.

Padres Anónimos Discutiendo E Hijo Llorando Ilustraciones ...

SER DEMASIADO EXIGENTE

A veces, las órdenes son necesarias por razones de seguridad (“¡Saca el dedo de ese enchufe ahora mismo!”), pero solo deben usarse en emergencias. Son un espectáculo de poder: padre sobre hijo. En lugar de decir cosas como: “Ven aquí ahora mismo” y “¿Por qué? ¡Porque lo digo yo!” Intenta usar las solicitudes con respeto.

Llegarás mucho más lejos al fomentar el respeto mutuo. Para los niños que tienden a ser obstinados y presionan los botones, las órdenes a menudo te darán exactamente lo que no quieres: resistencia cuando necesitas hacer algo de inmediato. Solicita la ayuda del niño. En la mayoría de los casos, una solicitud suave realmente te ahorrará tiempo.

Padre con niño niño llorar | Vector Premium

UTILIZAR EL SARCASMO

Aquí está el problema con el sarcasmo: los niños pequeños no lo entienden, y los grandes sí. El sarcasmo es una forma de poner distancia entre tú y tu hijo. Desalienta a los niños, genera resentimiento y duele. Considera para qué tipo audiencia estás siendo sarcástico… A menudo, los padres son más sarcásticos cuando otros adultos están cerca, en realidad no están hablando con sus hijos, sino que hablan de ellos, y esto tampoco está bien.

Padre regaña a su hijo | Vector Premium

NO REGAÑES SIN MÁS

Cuando regañas o tiendes a insistir continuamente en una tarea, un hábito o un rasgo de personalidad, el niño puede sentirse mal. Regañar es una técnica completamente ineficaz para enviar un mensaje a tu hijo y, aunque no es particularmente dañino, tiende a dañar las vías de comunicación entre padres e hijos.

A menudo usamos el ejemplo del sentido del olfato. Puedes acostumbrarte a los olores podridos; solo piensa en todas las personas que trabajan en los basureros. Entrarían, y los olores casi los derribarían. Al final del día, no hay problema (con olores, de todos modos), sus narices simplemente se han acostumbrado. Esto es lo mismo con las molestias: tu hijo se acostumbrará a que le riñas y dejarán de escucharte. Evita esto y di las cosas con firmeza pero con respeto.

Los castigos. ¿Buenos o malos | Castigo, Malos, Dibujos

LA VERGÜENZA, EL MENOSPRECIO, ETIQUETAR Y LOS INSULTOS NO EDUCAN

Estas son formas verbales de humillación y a menudo incluyen humillación emocional, como burlarse de un niño en público. “¡Niño vago!”, “Adelante, come ese dulce. ¡Te arrepentirás cuando tus muslos estén aún más gordos y nadie te invite a jugar!”, etc.

Los palos y las piedras pueden romper los huesos, pero las malas palabras dañan el corazón de manera permanente. Los niños intentarán estar a la altura de tus expectativas, buenas o malas, e internalizarán tus opiniones sobre ellas. No etiquetes a tus hijos, ni les hagas pasar vergüenza y ni mucho menos les insultes.

NO HABLARLE E IGNORARLE

Cerrar las vías de comunicación y no hablar con tu hijo sobre lo que te molesta, o sobre su comportamiento, no es efectivo para cambiar el mal comportamiento o evitarlo en el futuro. La confrontación es difícil. Sin embargo, es obvio que, si hablas de eso, todos se sentirán mejor después.

GRITAR NO ES EFECTIVO

He guardado los gritos para el final en esta lista porque casi todos los padres lo hacen. De acuerdo, no es un crimen. Sin embargo, no es eficaz para resolver problemas o comunicar nada, excepto lo frustrado que estés. Cuando estás gritando, ciertamente no estás hablando con tu hijo, y gritar demasiado o gritar con demasiada fuerza puede hacer que tu hijo se sienta enfadado, intimidado, resentido o avergonzado. Y lo peor, tu hijo también aprenderá a gritarte como medio de comunicación normal.

About maludice7

Check Also

COMO HACER UN CUENTO ANIMADO EN POWER POINT (TUTORIAL COMPLETO)

Los maestros en su diario quehacer necesitan crear materiales multimedia y power point ofrece muchos …