Home / Educación / LOS NIÑOS LO OYEN Y LO RETIENEN TODO. EL PELIGRO DE HABLAR DE TODO DELANTE DE LOS HIJOS.

LOS NIÑOS LO OYEN Y LO RETIENEN TODO. EL PELIGRO DE HABLAR DE TODO DELANTE DE LOS HIJOS.

El peligro de hablar de todo delante de los hijos. Ten mucho cuidado con el lenguaje no verbal, los niños lo oyen y lo retienen todo y pueden malinterpretarlo

Cuando los padres hablamos de ‘asuntos de mayores’ en casa, solemos ser discretos en las conversaciones, para evitar que nuestros hijos escuchen algo que no sea conveniente para su edad o algo que puedan malinterpretar, pero en las reuniones familiares o sociales, llevados por el entusiasmo del momento, nos descuidamos un poco más y no nos damos cuenta de que los niños lo oyen todo.

TEMAS QUE NO DEBEMOS HABLAR DELANTE DE LOS NIÑOS, EL PELIGRO DE HABLAR DE TODO DELANTE DE LOS HIJOS

Mi amiga Paula me contó que, cuando tenía siete u ocho años, jugaba una tarde con su pelota y la pelota se le cayó cerca de su madre. Ella hablaba con su tía, y sin darse cuenta de que Paula estaba al lado cogiendo su pelota dijo: ‘A mi marido le gusta que yo esté encima cuando lo hacemos’. Paula no entendió qué significaba eso y siguió jugando a la pelota.

Años después, cuando Paula ya tenía conciencia de lo que eran las relaciones sexuales, un día le vino a la cabeza la escena que vivió cuando era pequeña, y entendió perfectamente lo que su madre le decía a su tía. Ella me comentaba extrañada cómo pudo ser que se grabara en su mente algo sin significado para ella, y que años después, de repente, le volviera a la memoria este recuerdo.

Seguro que algunos recuerdan alguna anécdota como esta o parecida; lo que quiero decir es que debemos tener cuidado con las conversaciones o palabras que no queremos que oigan nuestros hijos, porque no son tontos ni sordos, lo oyen todo y lo retienen todo, incluso cuando nos parecen absortos en sus juegos.

Además, hay que saber controlar muy bien las palabras que empleamos en la conversación, porque los padres pueden querer hacer un juego de palabras o lanzar una ironía o un sarcasmo y ellos no entenderlo así. ¿Qué pensará tu hijo si escucha un refrán del tipo ‘Más vale pájaro en mano que cientos volando’?

Aunque no entiendan algo o no pregunten en el momento, pueden hilar las cosas en el futuro, o bien, en su inocencia realizar una difusión inesperada o tergiversada de una conversación íntima o familiar a todo el que pase por su lado.

Imagínate que después de esa charla que han oído, lo primero que hacen es contárselo a sus amigos del colegio o a un profesor, o peor aún puede ser que se bloqueen, se preocupen por algo que no deberían o que ‘hagan suya’ esa conversación, imitando lo que han escuchado. En definitiva, podemos vernos en situaciones no deseadas por no tener el suficiente cuidado.

TEMAS QUE NO DEBEMOS HABLAR DELANTE DE LOS NIÑOS

Podemos y debemos poder hablar de todo con nuestros hijos, aunque cada cosa a su debido tiempo. Si hay algo que pensamos que no deberían escuchar en un momento dado de su vida porque no estén aún preparados para ello, debemos procurar que no estén presentes.

Y es que no sabemos si sus ágiles y dispuestas ‘antenitas’ pueden captar lo que no queremos. A veces me parece que, cuando menos queremos que nos escuchen, más atentos están. Eso por no hablar de que nuestro lenguaje no verbal que muchas veces nos delata o que se puede malinterpretar.

1. HABLAR MAL DE OTRAS PERSONAS

Está claro que no nos podemos llevar bien con todo el mundo y que es imposible que todo el mundo nos caiga bien, pero de ahí a expresarlo verbalmente… No está bien criticar y, sobre todo, hablar con insultos y palabras negativas de otras personas. Hacerlo delante de nuestros hijos no sería la mejor manera de educarles en el respeto, ¿no crees?

2. TEMAS DE CONVERSACIÓN RELACIONADOS CON PROBLEMAS DE LA CASA

Llevar una casa supone algunos quebraderos de cabeza para los padres y puede ser motivo de conflicto y de discusiones: el reparto de las tareas del hogar, los pagos de las facturas, hacer frente a la hipoteca… Si tenéis que debatir algo tu marido y tú, ¡mejor que sea cuando los niños estén el colegio o ya se hayan acostado y os aseguréis al 100% de que están dormidos y no se hacen los dormidos!

3. CONFLICTOS DE PAREJA

Las parejas que no están pasando por su mejor momento a menudo cometen el error de discutir o de echarse cosas en cara delante de los niños. En ocasiones también, por desgracia, se utiliza a los niños como moneda de cambio o para fastidiar al otro (más probable en parejas que están en trámites de separación o divorcio). Estas situaciones pueden afectar negativamente a los niños, sintiéndose poco queridos y provocándoles mucho dolor y sufrimiento.

4. CONVERSAR SOBRE ENFERMEDADES

Hay niños muy sensibles a los que todo les afecta. Hay también niños que desde bien pequeños empiezan a desarrollar un temor por enfermar y con todo lo que tenga que ver con médicos, hospitales o pruebas clínicas. Si es así, quizás hablar delante de tu hijo sobre si tu vecina ha sufrido un aborto o sobre si el primo Alejandro es alérgico al gluten no es lo más recomendable.

No dejes de compartir en tus redes sociales valiosa información.

About maludice7

Check Also

ALTERNATIVAS PARA EDUCAR A LOS NIÑOS SIN AMENAZAS

Educar es una tarea muy cansada y, en ocasiones complicada, pero cuando los padres llevan …